CONTRATO LABORAL O PRESTACIÓN DE SERVICIOS ¿CUAL ESCOGER?

Muchos se enfrentan día a día ante este interrogante al momento de contratar un servicio. No saben si las condiciones bajo las cuáles se dará la relación entre una parte y otra, obedecen a una relación laboral o simplemente a una relación comercial, existiendo en este último caso, un mismo nivel en cuanto a la contratación, es decir, ninguna de las partes está subordinada a la otra. Estos elementos, son justamente los que queremos diferenciar de una manera muy simple para que respondiendo algunas preguntas, tengas claro en próximas oportunidades, qué modelo de contratación escoger y te sientas seguro con la decisión. 

Aquí vamos con las preguntas que debes hacerte cuando vayas a contratar un servicio ó, seas tú la persona que prestará el servicio en cuestión: 

  1. ¿Para desarrollar o ejecutar el servicio, existirá autonomía técnica, económica y administrativa de parte de quien lo presta

Es preciso comprender que en el caso del contrato de prestación de servicios, El Contratista cuenta con una autonomía para decidir la forma en la que presta el servicio, es decir, puede tomar decisiones sin consultar a El Contratante sobre la forma en cómo ejecutar su labor. Mientras que en el contrato de trabajo, El Trabajador deberá seguir instrucciones de su Empleador, sobre la forma en cómo debe ejecutar las acciones que van encaminadas a lograr lo esperado por su jefe. 

Podemos decir que este elemento de AUTONOMÍA (en contraposición a la subordinación) es lo que hace que se derive en un contrato de prestación de servicios y no en un contrato laboral. Una vez despejado este aspecto, los demás elementos, podría decirse que, vienen por añadidura. 

  • ¿ El servicio a prestar se realizará de manera personal puede ser subcontratado? 

Precisamente en el caso del contrato de prestación de servicios, por esa autonomía de la que ya hablamos, El Contratista tiene la opción de prestar el servicio de manera personal, o a través de sus colaboradores, ya que cuenta con independencia para decidir una u otra cosa. Mientras que en el contrato laboral, la prestación del servicio es personal, lo que significa que la tarea o labor no puede ser delegada en otro. 

  • ¿Cómo será la forma de remuneración?

Esta respuesta depende precisamente de las dos anteriores, me explico: Si ya se ha decidido entre las partes que integran la relación, que habrá independencia o autonomía, pues claramente será un contratista y por ese mismo carácter la forma en cómo se va a remunerar a aquel, será mediante el pago de unos honorarios. En cambio, a El Trabajador se le remunera mediante la figura denominada salario, lo que conlleva necesariamente al pago de prestaciones sociales y demás pagos característicos de una relación regulada por el derecho laboral. 

Dicho esto, ya debes tener claridad sobre qué tipo de contrato escoger a la hora de contratar ó ser contratado, pues las demás denominaciones a las que se haga alusión en el contenido del contrato, no son las sustanciales, sino que derivan de haber respondido, como lo dijimos antes, de las 3 primeras preguntas. 

Con esto queremos decir que, así en un contrato se hable de CONTRATISTA Y CONTRATANTE, ó se hable de la TERMINACIÓN UNILATERAL POR INCUMPLIMIENTO en vez de DESPIDO POR JUSTA CAUSA, pero en la práctica esté presente una subordinación, será de un contrato laboral de lo que estaremos hablando, lo que nos lleva a concluir que la forma de denominar las cosas no es lo importante, sino los elementos o características presentes en la relación que se desarrolla entre ambas las que importan y que, habiendo contestado las 3 primeras preguntas, puedes ahora identificar para escoger una u otra forma de contratación. 

Anímate a identificarlas, y una vez realizado este primer paso, puedes escoger el modelo de contrato que mejor se ajuste a tu necesidad en nuestra plataforma ENTERLEX: la forma más sencilla de realizar un contrato seguro!!

Síguenos y comparte